miércoles, 23 de octubre de 2019

Correcta decisión de la Alcaldía de Santiago


Por: Ramón Antonio Veras.

1.- El día martes, 21 del mes de mayo del año en curso 2019,  con motivo de los inicios de la construcción de un hotel, en unos terrenos con el frente para la calle Del  Sol de la ciudad de Santiago de los Caballeros, se produjo un derrumbe  quedando imposibilitado el tránsito de vehículos de motor, de oeste a este, por la citada vía en la extensión que va desde  el tramo que se inicia en la Daniel Espinal hasta la penetración del elevado que queda a la  salida y entrada de nuestra ciudad.

 2.- El 29 de agosto de 2019, le enviamos al licenciado Abel Martínez Durán, en su condición de Alcalde del Ayuntamiento de Santiago, una comunicación en la que le expusimos los inconvenientes que está generando el cierre de un tramo de la calle Del Sol, luego del derrumbe y tragedia en los terrenos de un proyecto para la edificación  de un hotel.

3.- El día miércoles 23 de octubre de 2019, diferentes medios de comunicación del país publicaron la información de que: “El Ayuntamiento de Santiago, emplazó de manera urgente a una empresa constructora, para que proceda a la reapertura de un importante tramo de la calle Del Sol, que viene trastornando el tránsito vehicular y afectando seriamente las operaciones de varios negocios del área, situación causada por un derrumbe para la construcción de un edificio comercial”.

4.- Ante la atinada decisión de la Alcaldía de Santiago, se impone  que las organizaciones cívicas, gremiales y empresariales de Santiago manifiesten su apoyo  a lo decidido por la Alcaldía, en vista de que la medida tomada respecto al problema que representa la imposibilidad de tránsito vehicular  por un tramo importante de nuestra histórica calle Del Sol,  procura darle solución a una dificultad que afecta a la comunidad.

5.- En el hipotético caso de que los encargados de ejecución  y los dueños de la obra en proyecto, lugar donde ya  murieron varios trabajadores con motivo del derrumbe, no acaten la decisión de la autoridad municipal, corresponde al Ministerio de Obras Públicas, al  Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (INTRANT), a la Gobernación de la Provincia de Santiago,  a la Procuraduría Fiscal de Santiago, con el auxilio de la Policía Nacional, hacer que se cumpla con lo decidido por la Alcaldía de Santiago.

6.- Los hombres y mujeres que quieren  y merecen vivir dignamente en la ciudad de Santiago de los Caballeros, están en el ineludible deber de hacer causa común   con todo aquello que sea para el bien y la tranquilidad material y espiritual de nuestra comunidad.

7.-  Ocuparse de lo que conviene a su pueblo  habla muy bien de sus autoridades, así como también da mala  impresión la de aquellos que abandonan a su suerte los destinos de los habitantes. Prueban ser indolentes quienes desprotegen y de cualquier forma desatienden procediendo inadvertidos y haciendo sentirse atropellados y arrinconados a los que están en el deber de salvaguardar.

8.- Las mujeres y hombres que están al frente del gobierno central de un país cualquiera dan muestra de preocupación por el eficiente funcionamiento de los órganos del Estado, para que cada uno de ellos preste los servicios públicos acorde con sus funciones y en provecho del pueblo. De igual manera, las alcaldías dan testimonio de respetar a las comunidades que las escojan, cuando las personas que se encargan de la administración municipal se comportan como verdaderos centinelas con el mantenimiento de la limpieza, el orden en la vía pública, en el tránsito de vehículos de motor y en todo lo que sea de bien para todas y todos los munícipes. Un gobierno local debe ser el vigilante de lo que es de interés de la colectividad.

9.- No olvidemos lo expuesto por  la escritora urbanista Jane Jacobs, en su obra: La vida y la muerte de grandes ciudades americanas: “La falta de confianza es claramente incompatible con el buen funcionamiento de una sociedad; lo mismo respecto a un asunto tan práctico como la vida urbana, y la limpieza y el civismo en la calle. Si no confiamos unos en otros, nuestras ciudades tendrán un aspecto horrible y serán lugares desagradables para vivir. Además, la confianza no se puede institucionalizar. Una vez que se desgasta es prácticamente imposible restablecerla. Y ha de ser alimentada por la comunidad, la colectividad, pues ninguna persona puede imponer a los demás, ni siquiera con las mejores intenciones, una confianza recíproca”.

10.- Para que Santiago de los Caballeros se convierta en un medio social habitable, higiénico y organizado, y  tenga el respeto y la consideración de las autoridades edilicias, lo primero es que debe contar  con un movimiento de contenido cívico, teniendo al frente a hombres y mujeres de vergüenza, y que quieran a su ciudad.


Santiago de los Caballeros,
23 de octubre de 2019.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario