viernes, 9 de agosto de 2019

Ante el fallecimiento de Ariosto Sosa Valerio



Por: Ramón Antonio Veras.

1.- Nos conocimos siendo dos jovencitos, por allá en los primeros años de la década del cincuenta del siglo pasado. Desde siempre mantuvimos relaciones de camaradería; vínculos que iniciaron con el accionar en la clandestinidad política y se fortaleció en el Partido Socialista Popular- PSP-, con la  identificación ideológica expresada en el movimiento socialista real al lado de la clase obrera nacional e internacional.

2.- Siempre leal y coherente con su pensamiento político; dueño de una valentía que llegaba a la temeridad. Demostró coraje; exhibió intrepidez en su discurso, en las movilizaciones populares y enfrentando al enemigo nacional y extranjero con las armas en las manos.

3.- Por su quebranto no se vio limitado en su movilidad, ni se marginó de la lucha  política y social. En forma permanente, por medio de sus  escritos,  se mantenía rememorando acontecimientos de la política nacional y evocando episodios en muchos de los cuales él mismo fue de los principales actores.

4.-Siempre se comportó desprendido; sumamente generoso con todo aquel que se le acercaba en busca de ayuda. Llevó a la práctica lo que fue  su forma de pensar y prédica política. Quiso que la sociedad dominicana llegara a ser como la ideó: comprensiva, solidaria, fraterna, igualitaria  y  dominada por principios éticos y morales.

5.- El día 11 del mes de noviembre de 2013, presenté en la ciudad capital, el libro de mi autoría “Parte de mi Vida: para mis hijos nietas y nietos”. Con tal motivo  llamé por teléfono a Ariosto y le invité al acto; me dijo que no se sentía bien, pero que haría un esfuerzo para  acompañarme. Poco antes de iniciarse la actividad llegó mi amigo en su silla de ruedas  en unión de un  familiar suyo; le di un beso en la mejilla y le dije: “no te retires; quédate aquí; quiero tenerte a mi lado, pues contigo me siento acompañado de nuestros amigos y compañeros de infancia”. Aceptó mi solicitud. La foto que encabeza  este relato es de aquel momento inolvidable.

6.- En los últimos tiempos mantenía comunicación vía internet con Ariosto. Precisamente el día  domingo 19 del mes en curso recibí su último  escrito respecto al cumpleaños del fallecimiento en combate del coronel Rafael Fernández Domínguez.

7.- Al expresar mi sentir con relación Ariosto, lo hago también a nombre de Víctor Filpo, los hermanos Gómez Ortiz, y Madera Fernández; su profesor Juan José Estévez y todos los que siempre le recordaremos como el amigo, camarada y hombre de mil batallas, internacionalista, socialista y patriota por entero.

8.- Ariosto es de los seres humanos de los cuales se puede decir que llegó al mundo de los vivos a aportar para cumplir con su deber en el tiempo y espacio físico que le correspondió vivir. La presente y futuras generaciones tienen en Ariosto Sosa Valerio, a un ejemplo a seguir en integridad, talento, sensibilidad, coherencia, valentía, lealtad, patriotismo, solidaridad y laboriosidad.

9.- Mis sinceras condolencias a los familiares, amigos y compañeros de Ariosto. Me resta decir que para mí Ariosto, no ha muerto, porque vivirá para siempre en mi corazón.

Santiago de los Caballeros,
21 de mayo de 2019.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario