lunes, 6 de febrero de 2017

Los abusos en JetBlue


Por: Ramón Antonio Veras.

1.- El irrespetuoso  está presente en todas partes y demuestra su insolencia  sin tomar en cuenta que lesiona los derechos de aquellos ante quienes accionan   demostrando así un comportamiento desvergonzado.

2.- Pero cuando el atrevido está al servicio de una persona  física o moral, por la actitud del grosero responde su patrono o empleador que tolera actos toscos al descomedido.

3.-  He dicho todo  lo anterior porque el día martes, diez (10) de enero en curso, 2017, al momento de abordar el  avión de JetBlue, que me trasladaría desde Newark  a  Santiago, en el  vuelo 893, un empleado  de la línea aérea, en forma iracunda me ordenó entregarle mi pequeña maleta de mano para colocarla en el lugar del avión donde va el equipaje de bodega.

4.- Le expliqué  al exasperado empleado de JetBlue, que la maleta de mano  con que viajaba contenía objetos que podían romperse o maltratarse   a no ser que los  llevara  en mi compartimiento dentro del avión.

5.-     El  descomedido servidor de JetBlue, a la explicación que le di,   me respondió como todo un fresco,  conminándome a que entregara la maletita de mano,  o tendría que viajar en otro vuelo. Ante semejante disyuntiva, le entregué  mi maletita al arrogante trabajador de JetBlue.

6.- Una vez penetré al avión  y procedí abrir el compartimiento que  me correspondía conforme el número de mi asiento, observé  que el mismo  estaba ocupado por maletas de mano de pasajeros que habían  abordado antes que yo, y se encontraban sentados en sus respectivos  puestos.

7.- Al llegar a Santiago y abrir mi maleta de mano, todos los objetos  que venían dentro de la misma estaban unos destruidos y otros mallugados,  tal como lo había previsto.

8.- Lo que me ocurrió a mi le ha sucedido a otros pasajeros, que también han sido objeto de los mismos tratos ignominiosos por personal de JetBlue.

9.- El engreimiento de muchos de los servidores de JetBlue, llega al  colmo, de no entregar en el curso del vuelo los formularios de inmigración y aduanas,  y si los mismos son requeridos por los pasajeros, estos reciben respuestas ofensivas, como ocurrió en el vuelo 893,   de JetBlue, ya indicado.

10.- En los  vuelos de JetBlue, corresponde  a  sus  auxiliares, tener la dirección  y control  de la colocación del equipaje  por cada pasajero en una parte del compartimiento ubicado encima de la cabeza donde está sentado.

11.- Algunos empleados engreídos,  y con la tolerancia de JetBlue,  llegan a creerse  estar  por encima de los derechos, el respeto y la consideración  que merecen los pasajeros, los cuales no tienen que pagar las negativas  consecuencias de la falta de controles.  En el interior del  avión a cada ocupante de un asiento le corresponde  una parte del compartimiento.

12.- La dignidad, la honra  y consideración de una persona no puede estar  a merced del capricho de ningún  extralimitado ejecutor de tropelías. Por tanto, todo pasajero que sea víctima  de una actitud desaprensiva  de un  empleado de JetBlue,  o de cualquier línea aérea, debe hacerlo del conocimiento público para que  las prácticas odiosas  desaparezcan y no se conviertan en acciones toleradas que desdicen mucho de lo que es una comunidad humana, como lo es la dominicana,  que respeta y se hace respetar.



Santiago de los Caballeros,

13 de enero  de 2017.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario