lunes, 6 de junio de 2016

Si hay disposición podemos cambiar realidad la actual



Por: Ramón Antonio Veras.
1.- La política ejercida con seriedad a los fines   de hacer efectivas ideas renovadoras, requiere dignidad, respetabilidad, mesura, rectitud, y  nada de informalidad e insensatez; hay que darle la importancia que ella tiene, tomarla en cuenta  por su trascendencia.
2.- En el accionar político hay que actuar con serenidad, sin precipitación alguna; moverse sosegado para no dar pasos a ciegas; demostrar tranquilidad espiritual, proceder con ecuanimidad y desapasionado. Al  tomar decisiones políticas hay que  estar libre de nerviosismo,  liberado de toda agitación y alteración de ánimo.
3.- La persona que decide abrazar la política   como un sacerdocio, debe estar preparada para ser correcta en sus actuaciones, cumplidora en los compromisos que asume; escrupulosa, de integridad probada y firmemente juiciosa. La función política no es para desaprensivos, irresponsables y vagabundos.
4.- La importancia que entraña la política ejercida en serio impone que todo lo que  se  haga a su alrededor sea el resultado de un convencimiento aceptado como una verdad,   algo serio y delicado. La broma no cuadra en los  asuntos que  tienen que ver con política seria,  sin importar que sea pesada, medio en broma o entre bromas. Ser político no es lo mismo que chancero, chistoso  y chungón.
5.- Para incidir en política persiguiendo objetivos de contenido social y de liberación, el actor ha de ser un individuo de carácter  y reunir  condición  de dirigente; demostrar energía, gran empuje para influir por su entereza  y ejemplo. Un  desvergonzado, caradura y sinvergüenza carece de la personalidad adecuada para ser modelo político a seguir.
6.- Estar en política para satisfacer  una  inquietud, es cosa de caprichosos que,  al final, demuestran que se equivocaron,  pues los veleidosos están en la imposibilidad de cumplir una misión que sólo puede ser obra de perseverantes, constantes y tenaces. El voluble, capitoso y antojadizo no llega muy lejos, se queda a medio camino compartiendo con  el impaciente y desidioso.

II.- Los indiferentes a la realidad nacional
7.- Lo que pinta la realidad dominicana es que no  hemos   logrado objetivos económicos, sociales e institucionales porque la generalidad de los actores  políticos están  interesados en resolver sus problemas personales, no así  los de la mayoría del pueblo; se comportan como gestores de negocios, no como agentes interesados por cambios estructurales.
8.- La vida nos enseña que no todos los seres humanos están  formados para actuar en política con desprendimiento; la generosidad no se adquiere   por procuración, lo mismo que la  esplendidez no se  obtiene por receta. En la persona sensible no hay  espacio alguno para la mezquindad, avaricia y ruindad.
9.- La sensibilidad es algo que está en la persona receptiva a lo justo,  preocupada  por lo que afecta a los demás, aunque personalmente no resulte  lesionada.   El desinterés no cuadra en aquellos que viven indiferentes a la intranquilidad de la colectividad; no se puede desdeñar nada que interesa a nuestros semejantes.
10.- El individualismo está dominando el accionar de la gran mayoría de los que sobresalen en las actividades políticas del país; a ellos no les importa el infortunio, la infelicidad de las grandes mayorías nacionales. El individualista mide la alegría del pueblo partiendo de su bienestar propio. Aquel que vive para sí mide el progreso tomando en cuenta su particular ascenso en la pirámide social.
11.- En la mente de los principales dirigentes de los partidos que controlan el electorado dominicano, no hay temas de interés para electores y electoras; su  objetivo es ocupar un cargo    desde el cual, a costa del  presupuesto  nacional,  puedan darle solución a sus preocupaciones en el orden material y espiritual. Lo  que conviene a los demás no inquieta a quienes sólo se mueven por lo suyo y nada más.
12.- Lo que  a diario vemos en el cuadro político dominicano es  a una gran mayoría de políticos para los  cuales son extrañas  lacras sociales como hambre, miseria, desempleo, pobreza, penurias, corrupción y criminalidad. Su mente está codificada para riqueza, impunidad, latrocinio y todo lo que significa avance, progreso en su patrimonio económico.
13.- La ideología que domina a los indiferentes  políticos, la desgracia nacional no les preocupa en lo absoluto porque  para ellos es normal actuar con el mayor descaro, total desfachatez y olímpica desvergüenza; ellos se  atreven a todo con la creencia de que el pueblo  acepta lo que venga, que no reaccionará ante tanta indecencia política.

III.- No es cuestión de maldición  divina; hay que movilizar a todos los insatisfechos

14.- En estos momentos resulta difícil  en el mosaico político dominicano encontrar mujeres y hombres motivados, impulsados  a realizar actividades que tengan por finalidad cambiar  el actual desastroso estado de cosas. Lo que  se mueve en el  quehacer politiquero actual está diseñado para lo particular,  no para lo general; hay mucho de impasible,  y muy poco de sensible.
16.- Los dominicanos y dominicanas que mantienen a nuestro pueblo viviendo en la más profunda opresión social, desprecio e inequidad, están  aquí, lo mismo que se encuentran entre nosotros los llamados a revertir la presente situación de degradación moral y material que padecemos. Sólo falta que los comprometidos con la  mayoría oprimida cumplan con su deber como luchadores sociales consecuentes con su forma de pensar y actuar.
17.- Si estamos convencidos de que las penurias  que lesionan a la mayoría de la población dominicana no es cuestión de maldición divina, sino de un modelo económico que favorece a la minoría nacional y extranjera, entonces lo que procede es accionar para cambiar  la desgracia actual que nos agobia,  y  construir una sociedad  que  sea llevadera y nos saque del  drama  de que  nos estamos lamentando.
18.- Por la forma como se han comportado contra el pueblo los gestores de negocios políticos, no resulta  difícil aglutinar a las masas populares para hacerlas dueñas  de su destino,  y  se pongan en tensión todos los que han demostrado que están en política seriamente, identificados con las mejores causas, las de los que  son los más, los oprimidos e insatisfechos con la forma degradada que está actualmente la sociedad dominicana.
19.- Lo que en las ciencias políticas y sociales se identifican  como condiciones objetivas aquí están más  que presentes, y las subjetivas también; y si éstas no están lo suficientemente desarrolladas, en el curso del proceso, sobre la marcha se fortalecen. Es cuestión de activar, acelerar, estimular a todos los insatisfechos, a los indignados de tanta  miseria humana, sinvergüencería,  oprobio y degeneración en todos los órdenes.
20.- No es verdad que en el medio social dominicano la mayoría de los integrantes de la sociedad están conformes con la forma como estamos viviendo en lo material y espiritual. Por muy holgado que esté económicamente un sector de la sociedad, anímicamente no se siente bien  ante tanta y tanta corrupción pública y privada, criminalidad e impunidad,  inseguridad personal y de bienes,  degradación arriba y abajo, en fin, la alegría y el  entusiasmo no cuadran en un ambiente de  tristeza.

Reflexiones finales

a.- En política hay que combinar toda una serie de factores para que tenga éxito la acción emprendida, y decisiva la disposición  de la persona que hace de actora, así como    sus convicciones  ideológicas. La determinación de luchar  para que nuestro país salga  del atolladero  que lo han metido los partidos tradicionales,  se hace necesario impulsar  acciones y movilizaciones  unitarias,   libres  de sectarismo y vanguardismo absurdo.  
b.-  Lo importante es tomar decisiones que al final den buenos resultados a los fines perseguidos; transitar  sin dudas ni vacilaciones por el camino que nos ha de llevar a un destino de felicidad y gozo, bienestar y optimismo.
c.- Por muy difícil que se presenta la situación  en el orden económico,  ético y moral, el pueblo tiene las suficientes reservas y potencialidades para cambiar la realidad actual y levantar un mejor país.  La decepción, el desencanto  jamás  debe apoderarse  de los que vivimos entusiasmados pensando en un  futuro luminoso para todos los dominicanos y dominicanas.
d.- No es cuestión de unificar a los descontentos desde el punto de vista de clase social; el objetivo debe ser aglutinar a los que no se identifican con el estado de degradación, el envilecimiento y  lo  pervertido de la situación actual. Unificar a los que aquí merecen y aspiran vivir en un país con  igualdad de posibilidades para todos y todas, y  con normas  de decencia, orden  e institucionalidad.
e.- En todo medio social se generan fenómenos nocivos que en una u otra forma repugnan a amplios  grupos sociales, sin importar su ubicación clasista. De ahí que es posible coordinar acciones en torno  a problemas comunes y específicos; la unidad de acción hace posible que marchen en la misma línea y por el  mismo camino actores con  diferentes ideas políticas e ideológicas.
f.- Adecentar el ambiente y recobrar la institucionalidad es una aspiración legítima   que mueve y concita  voluntades e intereses muy  diversos. No hay un sector de nuestro país que se oponga a levantar su voz para exigir  higienizar el medio en que vivimos, y que las instituciones sean funcionales para  que no respondan a conveniencias grupales.
g.- Empujar en dirección  hacia la limpieza social, posibilita que en el  mismo trayecto  se coloquen los dominicanos y dominicanas  a los cuales repugna la porquería, el basurero en que  nos estamos moviendo;  el impulso, la energía unificada de los que son los más hará  retroceder a la minoría que gusta medrar en ambientes contaminados, infectados por la tolerancia de las vagabunderías.
h.- En la medida que se logra articular a personas dispuestas a tener un mejor país, es posible neutralizar a los que actúan tranquilamente imponiéndonos  sus designios, como si fuéramos un grupo de tarados, políticamente castrados, dispuestos a aceptarlo todo como insensibles  y apáticos.
i.- Es cuestión de  que ocupen el mismo espacio político y social los disconformes con seguir viviendo en este pantano social que nos movemos;  que se expresen aquellos que tienen divergencia con los  politiqueros;  movilizar unísonos  a los  que son  opuestos a continuar soportando el tigueraje  en el accionar político.

Santiago de los Caballeros,

06 de  junio de 2016.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario