viernes, 8 de enero de 2016

Las palabras del Presidente de la Suprema Corte de Justicia, y el caso de mi hijo Jordi



Por: Ramón Antonio Veras.
1.- El Presidente de la Suprema Corte de Justicia, en el discurso pronunciado ayer,  con motivo del día del Poder Judicial,  dijo que “la justicia penal vive en sobresaltos permanentes y las causas son las copias de legislaciones inadaptadas a nuestra historia penal y procesal penal…”

2.- Ciertamente, con sobresaltos, permanente conmoción, reiterada inquietud,  en estado de pavor y sorpresa ha vivido mi hijo Jordi y toda nuestra familia, porque  los que  quisieron asesinarle se han aprovechado de las disposiciones del Código Procesal Penal, para eternizar el proceso.

3.- En desasosiego,  y absoluta intranquilidad ha permanecido Jordi, soportando más de 50 reenvíos, durante 67 meses, porque la vigente legislación  procesal penal hace posible que   los  que se asociaron para eliminarlo físicamente,  burlen disposiciones del Código Procesal Penal.

4.- El Presidente de la Suprema Corte de Justicia, también dijo: “que la nación es víctima de la improvisación porque improvisamos una legislación procesal penal resultante de una mezcla de legislaciones de diferentes países…”

5.-  Real y efectivamente, la improvisación, la repentinizacion  e impremeditación en el Código Procesal Penal, han favorecido  al que pagó y a los sicarios que procuraron asesinar a mi hijo Jordi. Por estar aquí  inventando, copiando  instrumentos jurídicos extranjeros, el  expediente del caso Jordi,   ha permanecido más de cinco (5) años  moviéndose  en los tribunales penales ordinarios del país.

6.-  El Presidente de la Suprema Corte de Justicia,  expuso en su discurso: “En la lucha contra la criminalidad y en la búsqueda de lograr los objetivos de una justicia más cercana a la sociedad, a la cual ésta tiene derecho..., las modificaciones que estamos proponiendo son necesarias”.

7.- En torno a lo anterior  debo  decir que el 2 de octubre próximo pasado, 2015, al cumplirse los 64 meses de la tentativa de asesinato contra mi hijo Jordi,  escribí, entre otras cosas:

“Las incidencias del juicio que se le sigue a los imputados por la  tentativa de asesinato  contra mi hijo Jordi, se comprueba que el Código Procesal Penal, puede ser burlado por los imputados  a los fines de eternizar el proceso  judicial”.

“El  expediente  de mi hijo Jordi, ha puesto en evidencia que cuando los imputados saben que la sentencia de primer grado está ajustada a las pruebas,  al derecho y al debido proceso,  utilizan el recurso de apelación como medio de confusión, y continuar  así burlando el sistema judicial, a la sociedad, a la víctima y a su familia. Los condenados en primera instancia, conscientes de la justeza de la decisión apelada, recurren a  los  incidentes para que el fondo del fallo  impugnado no sea conocido, como ha ocurrido con el caso Jordi”.

“A la luz de lo ocurrido en el proceso judicial que se le sigue a los  que quisieron asesinar a mi hijo Jordi, se impone estudiar a fondo la necesidad de una modificación del Código Procesal Penal, a los fines de impedir que  se extienda la  voluntad criminal de los imputados hasta obstaculizar  la marcha de la justicia”.

“La garantía y cumplimiento del debido proceso de  que son  merecedores   los  imputados, también  debe alcanzar a la víctima. El caso de mi hijo Jordi ha sido  desesperante   para él, su familia entera y  la sociedad dominicana, y  más agraviante  porque al cumplirse hoy  64 meses del hecho criminal,  los condenados  todavía  continúan, en grado de apelación,   burlándose de la sangre derramada por mi hijo,  las lesiones  permanente que lleva sobre su cuerpo,  y la aspiración de la comunidad dominicana decente de que triunfe la justicia”.

8.- Saludamos las palabras del Presidente de la Suprema Corte de Justicia,  a la vez que creemos que para acabar con los sobresaltos, erradicar la improvisación  y tener una justicia penal  lo más cercana posible a la sociedad, se impone  que el país se dé un nuevo orden procesal penal.

Reflexiones  Finales

a.- Conviene destacar que  no puede limitarse el enfoque de los problemas que aquejan a la justicia dominicana, principalmente en el área penal, al aspecto  normativo.

b.- Es necesario profundizar sobre las causas de esos males y fijar nuestra atención en la independencia plena, vertical y horizontal de los jueces y los demás actores del sistema;
c.- En particular, el proceso  de conformación e integración de los órganos rectores,  el Consejo Nacional de la Magistratura y el Consejo del Poder Judicial.

d.- Tomar en consideración los métodos de formación, capacitación, evaluación y supervisión de los jueces y el Ministerio Público,  y en sentido específico los valores éticos de los integrantes de los sectores que inciden en la administración de justicia en el país.

e.- Debemos retener que muchas de las fallas en los elementos mencionados son también causantes de la falta de credibilidad  de que adolece la justicia dominicana y,  de igual manera, deben ser enfrentadas con energía.



Santiago de los Caballeros,

8 de enero de 2016.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario