viernes, 4 de diciembre de 2015

Para el licenciado Fausto García, con cariño


Por: Ramon Antonio Veras.

1.- Mi dilecto amigo y distinguido colega, el licenciado Fausto García, en el periódico La Información,  de fecha 2 de diciembre en curso, 2015, escribió un artículo  con el título “¿Qué nos espera como país?”. Al Dr.  Ramon Ant. Veras y licenciado José Luis Taveras. El licenciado García,  termina su escrito  preguntándose…”al ver los titulares de toda la prensa de los últimos días dando cuenta de la suspensión de 5 jueces por corrupción y la alarmante confesión pública de la Jueza  Awilda Reyes Beltré, admitiendo dar sentencias “por dinero y por órdenes superiores”, mi pregunta es, y no es solo mía, sino de muchos dominicanos: ¿QUÉ NOS ESPERA COMO PAÍS, SI HACE 31  AÑOS, TENÍAMOS ESTA MISMA REALIDAD?  Por favor, sin que se conviertan en profetas apocalípticos, dígannos algo. Gracias anticipadas”.

2.- Conociendo la correcta  trayectoria de ciudadano  y como profesional del derecho, del licenciado Fausto García,  comprendo perfectamente  su preocupación  por los chisguetes de pus  que han salido  desde el área judicial, y  ante su petición  le doy como  respuesta lo siguiente:

3.- Lo que se está viendo hoy en el orden del servicio judicial, es la expresión de una sociedad deteriorada, agrietada por todas partes; dominada por vicios sociales de diferente naturaleza, entre los que se destacan  desigualdad, individualismo, egoísmo, envidia, ladronismo y corrupción generalizada.

4.- La realidad que teníamos hace 31 años, la tenemos hoy, pero  agravada, porque el modelo económico sobre el cual  descansa la estructura social del país, está agotado, no  da para más, se manifiesta inservible, sólo genera lo nocivo, sucio, dañoso, pervertido, degenerado y asqueante.

5.- El empeoramiento que estamos observando no se detiene; va a continuar recrudeciéndose, sin alivio ni mejoría alguna. El agravamiento ha ido  de recaída en recaída, no se va a detener, y sin posibilidad de recuperarse o reponerse.

6.- A la pregunta del licenciado Fausto García, de  qué nos espera como país, la respuesta la tenemos  a  flor de labios: lo que nos aguarda el futuro  depende de la capacidad de lucha de nuestro pueblo, para la realidad actual que es  fea, desagradable, repugnante, injusta y depravada; cambiarla  por otra distinta, que sea agradable, acogedora, justa y honesta.

7.- Las expectativas de los mejores hombres y mujeres del país, han de ser halagüeñas, a los fines de,  sobre los  escombros de sistema actual, construir una sociedad nueva, basada en la igualdad de oportunidades para todos y todas; que permita  formar los miembros de la comunidad en el amor al trabajo, a la honradez, la lealtad y otras virtudes que  adornar al ser humano.

8.- Los recientes escándalos de corrupción en el aparato judicial, que han alarmado a amplios sectores sensatos del país, incluyendo al licenciado Fausto García, no son más  que una parte del todo; y  tal vez  peores ocurren  en otras áreas del ordenamiento social dominicano. No nos equivoquemos, es la sociedad dominicana actual  que constituye un rámpano, con llagas purulentas en instituciones del Estado.

9.- El desaliento que expresa el licenciado Fausto García, es la fiel expresión de los que en  nuestro país se sienten descorazonados, desanimados ante tantas y tantas cosas sucias que desalientan hasta el más animado. La desfachatez en la corrupción está haciendo pensar a las personas decentes, que aquí la honradez desapareció  sustraída por  los  actores del ladronismo y la cleptocracia.

10.- Para instaurar la decencia política en el país se impone que cambiemos de rumbo y de  modelo económico, para que surjan  instituciones funcionales, y así recobrar  la esperanza, la dignidad, el decoro y la fe perdida. Hay que edificar una sociedad sana, con seres humanos sanos, no podridos por el fenómeno de la corrupción, libres de lacras sociales, para que personas como el licenciado Fausto García, no sientan asco, repugnancia, fastidio en este medio fétido en que vivimos.

11.- Solamente me resta decirle al amigo el licenciado Fausto García, no se desanime, manténgase firme como hasta ahora, que  el futuro del país  es nuestro y la historia dominicana la escribirán con sus acciones ejemplarizadoras  sus mejores hombres y mujeres, que son  los mismos que ahora  están libres  de las porquerías  que motoriza el sistema social que padecemos, y que hace posible  que fenómenos como el de la corrupción mantenga arropada a la sociedad dominicana entera.

Santiago de los Caballeros,

4 de diciembre de 2015.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario