sábado, 4 de julio de 2015

A los 61 meses de la tentativa de asesinato contra mi hijo Jordi



Por: Ramón Antonio Veras.

1.- Los padres de familia debemos estar preparados para hacerle frente a cualquier acontecimiento que afecte el seno familiar, sin importar los inconvenientes que entraña; hay que superar cualquier aprieto sin quejarse;  tenemos  momentos para reír y para llorar, para afligirse y para celebrar.

2.- El ser humano se siente atrapado cuando hace acto  de presencia  un hecho doloroso; pero hay que enfrentar la situación con decisión, sin vacilación alguna; no hay espacio para titubeo, conviene la acción para alcanzar la solución más conveniente.

3.- La tentativa de asesinato contra mi hijo Jordi, fue un hecho pesaroso que entristeció a toda la familia; particularmente a mi  me perturbó;   me causó un gran dolor,  y para enfrentar la situación  debí de  actuar con suma serenidad, sosegado.

4.- El camino que he transitado en procura de que en el caso de mi hijo  impere la justicia ha sido  traumático; la travesía  la he encontrado larga, no sólo por los 61 meses transcurridos  desde que ocurrió el hecho,   sino también  por las travesuras de todo tipo que me he  visto obligado a enfrentar; ha sido  un trayecto pedregoso, aunque espero que al final los resultados me hagan sentir que lo  rocoso se ha  convertido en suave, en muy blando para recobrar, en parte, mi tranquilidad  espiritual.

5.- Todos los plazos llegan  a su vencimiento, y por más chicanas que utilice  el que pagó y los que  ejecutaron la acción criminal contra mi hijo, el asunto ha de llegar a su final con una sentencia que simbolice el triunfo de la justicia ante la impunidad.

6.- He permanecido 61 meses sin caer en la desesperación; esperanzado en la justicia; animado por el convencimiento de que  el momento de recobrar la tranquilidad perdida ha de llegar, confiado en que la criminalidad no puede señorearse, predominar sobre el deseo de la mayoría del pueblo dominicano a vivir con garantía de vida, sin sobresaltos, atemorizado.

7.- El tiempo reclamando justicia ha sembrado en mi conciencia la firme esperanza, la confianza de que la espera va a dar los resultados esperados por Jordi, nuestra  familia y la parte sana de la sociedad dominicana.


New York,
2 de julio de 2015.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario