martes, 7 de abril de 2015

Las guerras contra Venezuela


Por: Ramón Antonio Veras.

1.-  Hace unos días,  la prensa escrita dominicana nos trajo la noticia  de que en Venezuela, la empresa petrolera PDVSA, había sido objeto de un acto terrorista obra de un comando  conformado  por un número de personas no precisado  que penetró en las instalaciones del centro operativo El Tejero, en la división ejecutiva, y generó elevados daños económicos.
2.- En cualquier  circunstancia, el sabotaje procura causar daños;  la intención de quien lo planifica y ejecuta es que la acción  contribuya a hacer  fracasar una actividad mediante el terror   encubierto.  No hay que hacer mucho esfuerzo para saber de dónde proviene  el acto  terrorista llevado a cabo  contra PDVSA, porque  el pueblo y el gobierno  venezolano tienen  hoy dos   adversarios que creen en el terror como forma del accionar político: el imperio norteamericano y la oligarquía.
3.- En el curso del proceso democrático venezolano hay que estar convencido de que  los opresores de ayer  no se van  a quedar de brazos cruzados, permitiendo que se consolide  la Revolución Bolivariana.  Los intereses extranjeros que se sienten lesionados con las medidas que toma el gobierno de Nicolás Maduro, así como la  minoría nacional que ve  afectados  sus irritantes privilegios, están desesperados,  y van  a recurrir a todos los medios  para trastornar  la lucha liberadora del pueblo.
4.- La nación venezolana está librando una guerra justa. La  realidad histórica   prueba  que  la guerra es la continuación de la política con otros medios.  La guerra no es sólo la que se lleva a cabo  con las armas;  también se dan las guerras económicas, psicológicas, bacteriológicas,  frías  y calientes, mundiales  y regionales.
5.-   Un análisis pormenorizado de los documentos elaborados por los ideólogos del terrorismo  al servicio  de la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos, nos permite  tener una idea de que  la guerra psicológica   y de sabotaje que se ha desarrollado en Venezuela en los últimos días,  con la denuncia de rapto de niños para tráfico de órganos y el sabotaje en PDVSA,  forman  parte  de los lineamientos  de la política del imperio contra aquellos procesos y  gobiernos  que no son de su agrado. En su oportunidad,  la CIA  puso en práctica  sus  operaciones  encubiertas de guerra psicológica  y de sabotaje  en América Latina y el Caribe,  particularmente  en Cuba, Chile y Nicaragua, y nada quita que ahora quiera reeditarlas en Venezuela.
6.- Partiendo de la idea anterior,  basta con  hacer referencia  a  el Manual de las Operaciones Psicológicas  en la Guerras de  Guerrillas,  un texto de entrenamiento elaborado por la CIA,   para ser utilizado por  la ”contra” frente  al gobierno de Nicaragua,  y el Manual del  Combatiente por la Libertad, para crear resistencia interna en Nicaragua e instruir a la población en la técnica de sabotaje.
7.- Además de los dos manuales ya citados, la base de orquestación de las distintas operaciones de la CIA, tiene su fuente en el  Manual de Campaña del Departamento del Ejército  de Estados Unidos. [1]
8.-  La justeza de la lucha que libran los venezolanos forma parte de las bregas que libran en todo el mundo los pueblos oprimidos contra sus opresores; y el imperio sabe que la liberación de los  explotados en Venezuela contribuye a la libertad de otros países latinoamericanos y caribeños. Esto es una verdad: “en la  misma medida en que sea abolida la explotación de un individuo por otro, será abolida la explotación de una nación  por otra”.  


Santiago de los Caballeros,
6 de abril de 2015.






[1] R I.NUM 5, Página 126. Año 1977

No hay comentarios.:

Publicar un comentario