jueves, 2 de abril de 2015

A los 58 meses de la tentativa de asesinato contra mi hijo Jordi


Por: Ramón Antonio Veras.

1.- Todo aquel que decide ser padre debe saber la responsabilidad que asume y estar preparado para enfrentar cualquier dificultad que se pueda presentar en el seno familiar; las contrariedades son imprevisibles, y  si llegan hay que actuar  en consecuencia.
2.- La sociedad dominicana está viviendo una etapa sumamente difícil porque la  vida de las  personas está  a merced del capricho de cualquier desaprensivo que, disponiendo de amplios recursos económicos,  pueda  pagar  el precio solicitado por los sicarios. Así ocurrió con el caso de mi hijo Jordi, contra quien Adriano Román pagó la tarifa a la asociación de criminales que organizó su fallido asesinato.  En este caso específico  en mi condición de padre he procedido cumpliendo con la misión que debo asumir como su progenitor.
3.- El encargo que me ha tocado ejecutar ante la acción criminal contra Jordi, ha sido sumamente difícil, no solamente porque actúo anímicamente en estado de permanente aflicción,  sino porque  en el curso de la investigación judicial y policial, así como  durante el juicio, he  soportado toda clase de contrariedades por las barreras que me  he encontrado por lo entronizado del caso.
4.- He  procedido  en el caso de mi hijo Jordi, a costa de mi  salud y seguridad personal,  pero no me lamento porque la responsabilidad como padre me obliga a actuar sin importar lo engorroso que es el asunto; lo penoso del operativo criminal contra mi hijo  no me libera de la obligación  de darle seguimiento al expediente hasta el final.
5.- Precisamente hoy se cumplen  cincuenta y ocho (58) meses del acto ejecutado el 2 de junio de 2010 contra Jordi  y, no obstante las angustias  que he tenido que pasar, me mantengo en tensión convencido que mi deber como padre es seguir adelante, sin importar lo lastimoso del proceso; sin desmayar un instante, sin desánimo,  hasta que  se dicte una sentencia con carácter definitivo e irrevocable. Mi compromiso como padre no tiene límites.

Santiago de los Caballeros,

2 de abril de 2015.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario