jueves, 19 de febrero de 2015

Necesitamos construir un medio social nuevo



Por: Ramón Antonio Veras.

1.- Una cosa es lo que queremos, lo que anhelamos  tener,  pretendemos disfrutar;   y otra muy distinta, la que pinta la realidad, la materialidad. El ser humano no vive de abstracciones, de fantasías, sino de concreciones.
2.- La generalidad de los dominicanos y dominicanas merecemos  y aspiramos vivir  en un medio social en el cual impere la igualdad, el respeto  mutuo, la comprensión  y  la fraternidad; pero,  contrario a nuestros deseos, lo  que se presenta es un ambiente dominado por  la desigualdad, el irrespeto, las desavenencias y la discordia.
3.- Ante el hecho real de que nos estamos moviendo en un ambiente apestoso,  debemos accionar para eliminarlo, no podemos sustraernos a la realidad  escapando del medio que nos ha tocado  vivir.
4.- Los  hombres y mujeres que  creen  en la lucha de los pueblos para llevar a cabo las transformaciones necesarias de la sociedad, no deben comportarse esquivando lo que deben combatir; soslayar las realidades no es el comportamiento correcto de un  consecuente luchador social; su misión ha de ser la de enfrentar, afrontar las realidades  sin importar las consecuencias.
5.- Por muy difícil que sea la situación económica, política y social  de un país en una determinada coyuntura,  siempre  existe la posibilidad de enfrentarla y salir adelante; lo  dificultoso y conflictivo no entraña imposibilidad, siempre hay una brecha por donde salir, un  método para trillar el camino  accesible hacia el  objetivo  perseguido.
6.- Los pueblos oprimidos se liberan  de las cadenas de la opresión  cuando las  fuerzas motrices comprometidas con  las transformaciones cumplen  su misión  realizando las tareas liberadoras propuestas.
7.- Solamente un material  humano sano y sensible, despojado de todo prejuicio,  sectarismo y ambiciones personales, puede construir una sociedad nueva,  y sepultar la que constituye  una afrenta  para cualquier grupo humano civilizado.
8.- El pueblo dominicano cuenta hoy    con hombres y mujeres con  condiciones necesarias para sobre esta agusanada sociedad que padecemos, accionar para convertirse en  la dínamo, en el transformador, el generador que impulse a las grandes masas desposeídas, discriminadas y burladas,  hacia una victoria  sobre sus eternos enemigos nacionales y extranjeros.
9.-  Por muy descompuesto que esté un ordenamiento social, en su seno están las fuerzas que se han de convertir  en el  germen de su destrucción. En  la sociedad dominicana actual, que emana pus  por cualquier lugar por donde se toca,  se han  ido desarrollando sus sepultureros.
10.- Las  burradas que los representantes del sistema ejecutan contra lo que  en verdad se llama pueblo dominicano,  más  temprano que tarde van a chocar con la agudeza, el deseo de un mundo mejor  que está en la conciencia  de luchadores sociales que están  ahí, aunque  en la actualidad no desempeñan  un papel preponderante en el accionar político  ni intervienen  en las grandes decisiones del Estado.
11.- La cotidianidad miserable e infame que se está haciendo una rutina  de desprecio a las más sentidas aspiraciones de todos aquellos  que aquí    expresan descontento con relación   al orden establecido, ha de llegar necesariamente a su final.
12.-En nuestro medio se observa una situación intolerable  para  los hombres y mujeres  de bien; resulta algo difícil  aceptar  con indiferencia las cosas más  abyectas, degradantes y mezquinas que aquí se llevan a cabo  con el mayor  descaro.
13.- En las sociedades humanas, la acumulación  de hechos bochornosos conduce necesariamente al acopio de indignación, a la irritación  colectiva;  de lo que a diario  es testigo  el pueblo  dominicano  es ofensivo, enoja hasta al más  paciente y tolerante.
14.- La realidad actual  que estamos  padeciendo los dominicanos y dominicanas no es obra de la  divinidad, sino de seres humanos y,  por tanto, han de ser hombres y mujeres quienes cambien la situación  que hoy sufrimos. No es cuestión  de  lamentos,  jeremiadas ni de plañir; debemos de accionar para construir un medio social nuevo,  diferente al actual el cual ya resulta intolerable, inviable para todos los  que aspiramos respirar aires de decencia, justicia y decoro.

Santiago de los caballeros,

                                                                                                                      19 de febrero de 2015.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario