lunes, 3 de noviembre de 2014

A los 53 meses de la tentativa de asesinato contra mi hijo Jordi.

Por: Ramón Antonio Veras

1.- En una sociedad en la cual predomina un modelo económico infuncional con estructuras rígidas, los fenómenos sociales nocivos, como la criminalidad, hacen acto de presencia y llegan a lesionar a personas que no tienen, ni por asomo, vinculación con el delito.

2.- El crimen organizado en la modalidad de sicariato llegó a accionar contra  mi hijo Jordi,  el 2 de junio de 2010,  por  el  estado de descomposición en que se encuentra el medio social dominicano, caracterizado por factores económicos y sociales que hacen posible la criminalidad en sus diferentes vertientes.

3.- El comportamiento del grupo que se asoció para matar a mi hijo, es la fiel expresión de entes sociales que hacen del crimen por encargo una actividad normal, un hábito. Adriano Román, quien pagó para eliminar físicamente a Jordi, tiene más de un expediente por acciones de sicariato.

4.- Porque la ley es el instrumento de que dispone una sociedad civilizada para enfrentar a los antisociales, y la justicia el órgano que ha de servir para aliviar parte del dolor causado a la víctima   por la voluntad del delincuente, esa ha sido la vía que hemos escogido para enfrentar a los que procuraron asesinar a Jordi.

5.- Mi hijo Jordi, al igual que toda su familia, ha confiado en que la justicia dominicana no se dejará vencer por el  crimen organizado, simbolizado hoy en forma objetiva en Adriano Román  y sus aliados, responsables  de  la tentativa de asesinato  contra mi hijo, de cuyo hecho se cumplen hoy 53 meses.

6.- Nuestra familia, desde el mismo día de la acción criminal, ha tenido que soportar el profundo dolor   que ha representado ese hecho, y Jordi lleva en su cuerpo lesiones permanentes como viva expresión   de lo que en nuestro país es el crimen por encargo.

7.- El tiempo transcurrido no nos ha impedido mantenernos en tensión dándole seguimiento a todo el curso del proceso, desde la investigación policial y judicial hasta la sentencia dictada en primer grado contra la asociación de malhechores que atentó contra Jordi.

8.- Ahora, cuando los asociados en la tentativa de crimen contra Jordi han interpuesto recurso de apelación contra la sentencia de primera instancia que les condenó, continuamos firmes, con más fe, a la espera de que la justicia continuará manteniendo su imperio contra el crimen organizado en la modalidad de sicariato.

Santiago de los Caballeros,
2 de noviembre de 2014.

  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario