viernes, 25 de julio de 2014

Dominicanos inmigrantes exitosos en Estados Unidos.

Por: Ramón Antonio Negro Veras.

I.- El hombre  y el trabajo
1.- No es posible hablar del trabajo sin un  análisis serio de quien  lo realiza con  la mayor  perfección y elevada meta, el ser humano; porque tiene un cerebro, camina y permanece en una posición erecta y sus  pies  distintos;  su pelvis es más liviana y ancha;   piernas largas y la espina  dorsal en forma de S;  y por el papel que desempeñan  sus manos tienen una estructura  diferente.

2.- Tratar sobre el trabajo es hablar sobre algo que constituye un elemento esencial de la vida de los seres humanos, el trabajo los ha creado.

3.- Siendo el factor fundamental y determinante del desarrollo de la  sociedad el modo de producción  de los bienes materiales,  y  al ser el trabajo  algo contundente  del modo de producción, es evidente que  éste  constituye  un factor elemental del desarrollo de la sociedad.

4.- Para vivir, los seres humanos necesitamos alimentos, vestidos, calzados, etc. Para llegar a poseer estos bienes que la vida hace indispensable, precisamos  producirlos y la producción  de bienes materiales requiere a la vez de  instrumentos de producción  y la capacidad necesaria  para crearlos y utilizarlos en la lucha con la naturaleza.
5.- Todo proceso de trabajo incluye  los tres factores siguientes:
a.- Una actividad humana encaminada a un fin;
b.-  Un objeto sobre el que  el trabajo recae;
c.- Instrumentos de producción   con ayuda de los cuales  actúa el ser humano.

6.- En el proceso  de trabajo se   transforma,  no sólo  el propio ser humano; sino también se perfeccionan sus órganos naturales, se  refina su inteligencia;  adquiere destreza y perspicacia. Gracias al trabajo van progresando de generación en generación, los dos principales órganos: las manos  y el cerebro.

7.- En consonancia con los cambios operados en los instrumentos de producción cambia también  la fuerza de trabajo y cambian los seres humanos llamados a poner en acción aquellos instrumentos. De aquí que históricamente, los instrumentos de producción marquen la medida del desarrollo de la fuerza de trabajo humano.

8.- Pero por muy grande que sea la importancia de los instrumentos  de trabajo en el desarrollo  de la sociedad, desligados de las personas físicas  no constituyen nunca la fuerza de producción social.

9.- Las fuerzas productivas de la sociedad no consisten  solamente  en los  instrumentos de producción,  sino también,  y sobre todo, en los operadores que se utilizan en el proceso de producción. De aquí que la fuerza productiva más importante sean los trabajadores y que la actividad que ellos desplieguen  sea el elemento esencial  de la sociedad.

10.- Los hombres y mujeres en su actividad se encaminan a un fin, crean relaciones  con los demás;  cuando estas relaciones se efectúan en el   proceso  de producción  se denominan relaciones de producción.

11.- El proceso de desarrollo histórico de la sociedad, pese a los zigzag y retrocesos que se advierten en algunos países y en ciertos períodos  es en su conjunto un proceso progresivo, un proceso de avance en el desarrollo de las fuerzas productivas; es la trayectoria que va  desde el hacha de piedra y el arco del cazador hasta las gigantescas máquinas de nuestros días, movidas por el vapor y la electricidad.

12.-  Los grandiosos monumentos y obras de la antigüedad, palacios, teatros, circos, templos, los acueductos romanos, la flota marítima y fluvial, así como los grandes sistemas de irrigación  y los rudimentarios de la agricultura, todos  fueron creados por el trabajo de las masas  de esclavos.

II.- La cuestión migratoria

13.- En nuestros países se dan las migraciones internas y externas, individuales y colectivas, permanentes y golondrinas. Sin tomar en cuenta la naturaleza de las migraciones, siempre hay que partir de que en el continente son una consecuencia directa del desarrollo desigual del sistema social predominante en la región y a nivel mundial.

14.- En la generalidad de los países caribeños y  latinoamericanos, las relaciones de producción son predominantemente capitalistas, teniendo como base la producción para el mercado basada en el trabajo asalariado, pero con deformidad en el desarrollo capitalista como consecuencia del predominio que conserva la propiedad  latifundista y el dominio económico de los monopolios, lo que acentúa la inestabilidad de las economías nacionales y une el nudo de las  contradicciones, no sólo las que son propias del modo capitalista de producción, sino también hijas de la dominación extranjera y de la forma atrasada de propiedad de la tierra.

15.- No podemos comprender la migración de los latinoamericanos si no tomamos en cuenta: a) el nivel de desarrollo de las fuerzas 'productivas; b) el grado de desarrollo del capitalismo en la industria y  la agricultura; c) la situación del "mercado interno de cada país y  el mercado de la fuerza de trabajo; d) el desarrollo de cada país y las medidas que haya tomado el Estado en la dirección de la economía; y e) como afecta la dominación extranjera la condición de los inmigrantes en los países de recepción.


III.- La dominación extranjera. El desarrollo y la situación de los inmigrantes.

16.- No podemos desconocer  la influencia determinante que ejercen los intereses extranjeros en  las  economías latinoamericanas y caribeñas y la forma como se refleja esa influencia en las instituciones políticas, económicas y jurídicas.

La relación directa entre el desarrollo deformado de nuestras economías, el desempleo, subempleo y la necesidad que tienen los nacionales de los países más pobres de ir a vender, muchas veces en condiciones de esclavos, su fuerza de trabajo, está estrechamente relacionada con el estado de  dependencia de nuestros países. 

17.- La inversión de los intereses extranjeros en nuestra región asciende a miles de millones  de dólares, y sería un error analizar la inmigración sin tomar en cuenta la influencia que ejercen esos intereses sobre todas las esferas de la vida de nuestros  países.

 A pesar de la diversidad de condiciones concretas de los diferentes países caribeños y latinoamericanos, el rasgo común determinante en ellos es la dominación monopolista que ejercen principalmente los EE.UU., el atrasado sistema de la tenencia de la tierra; el alto índice de analfabetismo e insalubridad; falta de techo y alto número de subempleados y desempleados.

18.- La situación del inmigrante es  tan difícil que  hasta el desarrollo de   la tecnología   conspira  en su contra. En aquellos países donde el avance tecnológico no está acorde con el desarrollo nacional, la renovación en la industria, en las máquinas, etc. se presenta como una realidad contraria a la gran masa de trabajadores que ve en una máquina el objeto que desplaza a cientos de hombres que tienen como único medio de vida la venta de su fuerza de trabajo.

19.- Después de la Segunda Guerra Mundial se advierte un amplio desarrollo  de las fuerzas productivas y también de la técnica. El ser humano, con su inteligencia, ha hecho profundas innovaciones tecnológicas llevando la automatización a su más alto grado y trayendo acelerados ritmos de acumulación de capital y crecimiento económico en los países hoy altamente desarrollados.

20.- Por lo general, el inmigrante es ese  hombre que no puede trabajar en su país porque no hay fuente de trabajo a su alcance; porque el atrasado sistema de la tenencia de la tierra lo lanza al desempleo; porque la máquina que trae la multinacional está por encima de su destreza y capacidad; en fin, es ese hombre que abandona su país porque la crisis propia del sistema  lo ha convertido en un desocupado. 


IV.- La inmigración  en el Caribe y su aspecto legal  en la República  Dominicana.

21.- El fenómeno migratorio  en el Caribe está ligado al desarrollo de las plantaciones cañeras. La  eliminación violenta de la esclavitud en Haití en 1804, o legal  en otras colonias Inglesas y Francesas, impuso una inmigración  masiva de orientales, Chinos, Hindúes, Japoneses, etc., hacia el área antillana.

22.- Desde el siglo XX empiezan  a manifestarse en el Caribe otros cambios, porque  de receptor de inmigrantes se convierte  en un área de emigración, por la  construcción  del canal  de Panamá,  y la instalación  de  compañías azucareras norteamericanas. Haitianos, jamaiquinos, granadenses,  unos emigraron  hacia Cuba, República  Dominicana.,  Centro América, mientras que otros lo hacían  hacia las metrópolis Europeas.

23.- A partir de la Segunda Guerra  Mundial, las deformaciones estructurales de las sociedades caribeñas y las transformaciones globales del mundo  capitalista introducen  nuevos elementos en el fenómeno migratorio. El Caribe se convierte en  una  de las regiones de mayor emigración hacia los Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Holanda y Canadá.

24.- En lo que respecta a nuestro país, para comprender la presencia de extranjeros trabajando en condición de inmigrantes, es preciso tomar en cuenta la época en que se inicia la inmigración y la naturaleza de la producción o los métodos que se aplican para producir.

25.- La necesidad de mano de obra extranjera se hizo necesaria en el país  desde el momento en que la industria azucarera alcanzó un grado de desarrollo tal que el número de dominicanos apto para el trabajo resultaba insuficiente para la ejecución de las tareas que requiere el trabajo en las plantaciones.

26.-Pero el hecho de que la mano de obra extranjera tenga su razón de ser en el trabajo dominicano de la caña, no quiere decir, en modo alguno, que sea la única razón por la cual históricamente se ha contado con los extranjeros para el trabajo en la República Dominicana; tal como se evidencia a continuación:

26.- En el año 1895, Ulises Heureaux, interesado en la mano de obra extranjera, decretó la organización de la Junta Central de Inmigración asignándole la suma de 24,000 pesos anuales; y el 20 de abril de 1907, el gobierno de Ramón Cáceres, dictó la Ley Sobre Colonización de la Frontera.

27.- La Ley de 1907 declaró de utilidad pública el fomento de todas las comarcas colindantes con la República vecina de Haití desde la común de Dajabón  inclusive hasta la desembocadura del río Pedernales. En la misma ley se indica que se destina la suma de 40.000 pesos oro americanos para traer al país 40 familias de agricultores de la raza blanca por cuenta del Estado, los inmigrantes que se acojan a las prescripciones de esta ley presentarán al  Comisionado que al efecto designe el gobierno, en los dos primeros años, la mitad cuando menos del terreno que se le haya cedido, en completo estado de cultivo.

Durante la ocupación norteamericana se dictaron las órdenes ejecutivas
nos. 259 y 278.

28.- La Orden Ejecutiva No. 278, del 4 de abril de 1919, dispone que queda prohibido que se induzca o se trate de inducir por medio de ofertas, colectivas o individuales de remuneración o compensación material, a que trabajadores salgan del país para ser empleados en el extranjero.

29.- La Orden Ejecutiva No. 259 se refiere a los braceros traídos por las compañías azucareras. En su artículo primero señala que "un mes a lo sumo después de haberse terminado la zafra, los tenedores de permisos de inmigración deberán proveer, a cada bracero extranjero que ha inmigrado a este país en virtud de permiso y que esté empleado por ellos al terminar la  zafra,  el dinero suficiente para pagar su pasaje.

30.- Otra Orden Ejecutiva, con relación a la inmigración, de típico corte racista, es la número 372 que prohíbe en la República Dominicana la inmigración de braceros de cualquier raza que no sea la caucásica, sus familiares inmediatos y otros dependientes.
31.- De toda la documentación obtenida durante la ocupación norteamericana,  desde 1916 hasta 1924, se colige que los interventores trataron de justificar el control de la inmigración alegando falta de mano de obra nativa para trabajar en la agricultura y en la construcción de carreteras y otras obras públicas.

32.- Procede conocer la situación de la inmigración en la República Dominicana a raíz de la llegada al poder de Rafael Leónidas Trujillo Molina, y la incidencia de la misma hasta nuestros días.

33.- En una carta enviada en fecha 22 de septiembre de 1937, por el Director General de Estadísticas, Vicente Tolentino Rojas, al entonces presidente de la República, Rafael Leónidas Trujillo Molina, le precisaba, con respecto a la situación de la inmigración, lo siguiente:

a) Se precisa una gran cantidad de inmigrantes que sean agricultores;  preferiblemente  de ”la raza blanca” ;

b) Conforme el criterio del Director de Estadísticas, para esa época se .podían admitir como inmigrantes medio millón de personas. Pero esa .inmigración no podría entrar de golpe en corto ·período de tiempo.

c) Los inmigrantes deberían ser de pueblos afines al nuestro, entre los que  entran los españoles, isleños, italianos y también de origen francés.

34.- Conforme estudio hecho para esa época -1937-la República Dominicana, podía recibir, en un plazo de veinte años, la cantidad de 379,312 inmigrantes.

35.- En 1938 se dictó una ley que "autoriza a las fábricas azucareras a reclutar la mano de obra negra durante la zafra, por intermedio de un decreto especial del Poder Ejecutivo, a condición de repatriar a   los  inmigrantes al terminar sus faenas".

36.- Conforme la Ley de Inmigración de 1939, marcada con el número 95, "el territorio de la República está abierto a la entrada de extranjeros de buena conducta y buena salud”. La misma ley define, en su artículo tres (3), quiénes son los inmigrantes.

37.- Esa ley de 1939 tiene cierto sentido racista cuando en su artículo 8, apartado b) dice: "los inmigrantes que lleguen al país después de la fecha de  entrar en vigor la presente ley, que sean predominantemente de origen caucásico o de las .razas autóctonas de América, deberán pagar un derecho de $6.00 por el permiso de residencia. Para los inmigrantes que no sean predominantemente de origen caucásico o de las razas autóctonas de América... el derecho por el expresado permiso de residencia será de RD$500.00".

38.- En la sección 7 de la Ley No. 95 se especifica que "los jornaleros que necesiten las empresas agrícolas para realizar los trabajos de las cosechas serán  admitidos como jornaleros temporeros".
La solicitud para importar jornaleros temporeros será sometida al Secretario de Estado de Interior y Policía por las empresas agrícolas interesadas ... el  permiso quedará sujeto a la prestación de una fianza de RD$I,OOO por cada 500 personas que se importen o fracción de esta, según expresaba dicha ley.

39.- Ley No. 285-04, de fecha 15 de agosto del 2004, ordena y regula los flujos migratorios en el territorio nacional, tanto en lo referente a la entrada, permanencia y la salida, como a la inmigración, la emigración y el retorno de los nacionales. La ley No. 1-08, de fecha 4 de enero 2008, que crea el Consejo Nacional para las  Comunidades Dominicanas en el  Exterior (CONDEX).


V.- La emigración de los dominicanos (as) y su situación  en los últimos años

 40.- La emigración de los dominicanos (as) hay que verla formando parte del contexto general que vive la generalidad de los pueblos de América Latina y el Caribe,  afectados por la dominación extranjera; con sus economías limitadas, sufriendo el peso del subdesarrollo que genera problemas económicos, políticos y sociales que van desde la falta de libertad para vivir con dignidad, hasta la necesidad de abandonar su lar nativo para ir a vender su fuerza de trabajo a otro país.

41.- El hecho de que los dominicanos se decidan a salir del país para trabajar en condición de inmigrantes en otros países no es un hecho nuevo aunque en los últimos años se ha observado un aumento considerable de nacionales que abandonan el territorio nacional para establecerse como inmigrantes en EE.UU., Puerto Rico y Venezuela y varios países de Europa.

42.- En el año 1961 se incremento la  emigración  luego  de la  desaparición física de Trujillo, con relación a los años anteriores como se  evidencia  con el cuadro que se indica  a continuación:


CUADRO 1
DOMINICANOS ADMITIDOS A LOS EE.UU.
(Por Años y Clasificación)

                                                          Visitantes
Año                Inmigrantes     Temporáneos           Otros            Total
1953-61          10,427                 29,599                15,811           55,837
1953                1,666                    2,461                 1,138             5,265
1954                   435                    2,359                 1,747             4,541
1955                   606                    2,645                  2,087            5,338
1956                   874                    2,621                  1,680            5,175
1957                 1,004                   3,092                  1,108            5,204
1958                 1,168                   3,252                 1,925             6,345
1959                    873                   3,409                  2,347            6,629
1960                    756                   2,820                  1,617            5,193
1961                  3,045                   6,940                  2,162          12,147
Fuente: Reportes Ánuales del Servicio de Inmigración y Naturalización de los EE.UU.


43.- Las condiciones de vida de los dominicanos que trabajan como inmigrantes  en EE.UU., Puerto Rico, Venezuela y Europa,  son las mismas que padecen los inmigrantes latinoamericanos que se ven forzados a vender su fuerza de trabajo en el extranjero.

44.- Los dominicanos(as) viven en el extranjero como inmigrantes legales, "ilegales" o indocumentados, pero en una u otra forma tiene que sufrir las consecuencias negativas de todo inmigrante.

45.- Los inmigrantes que van a trabajar a los EE. UU., son discriminados en igual forma que los negros norteamericanos. Los trabajos desechados por los norteamericanos, son ejecutados por los inmigrantes, y entre ellos los dominicanos.

46.- En los últimos tiempos ha aumentado el número de dominicanos que ejecuta labores que exigen de menores destrezas, el nivel de ingreso de los inmigrantes dominicanos es muy bajo en comparación con el que tienen los norteamericanos. Los criollos que trabajan en New York reciben un sesenta  por ciento del promedio real del salario de un norteamericano, además de realizar trabajos más pesados.

47.- Si el inmigrante dominicano es "ilegal" o indocumentado, la situación se le agrava aún más, pues los patronos se aprovechan de esa situación para obtener mano de obra sumamente barata.

48.- El hecho de que los dominicanos se vean obligados a ejecutar trabajos pesados, mal remunerados y no calificados tiene su explicación en el mismo atraso de la sociedad dominicana. Pero eso no afecta solamente a los dominicanos, sino a todos los inmigrantes procedentes de países con idéntica estructura y base social:

49.- De los inmigrantes dominicanos (as) que viven en el extranjero los que más sufren son los que no tienen sus documentos en regla, conocidos como "ilegales" o indocumentados.

50.- El alto índice de desempleo en la República Dominicana de la fuerza económicamente activa,  impulsa a los dominicanos(as) a correr todos los riesgos, hasta perder la vida, con tal de llegar a un país donde puedan vender su fuerza de trabajo, aunque sea en condición de completa explotación.

VI.- La dependencia: causa generadora de la emigración  económica  en  los países de  América Latina y el Caribe.

51.- El  migratorio constituye uno de los fenómenos más complejos del mundo de hoy porque, en apariencia, es un asunto muy simple si se ve  como natural  el traslado de una persona desde su país a otro, pero eso  encierra  factores que a veces no se advierten a simple vista.

52.- La emigración tiene raíces que no son descubiertas por  el  propio inmigrante que  ignora que él  es una pieza  importante en la división internacional del trabajo, y que su  actividad laboral es una forma de aportar plusvalía al capitalismo altamente desarrollando.

53.- Hombres y mujeres recorren nuestro Continente vendiendo su fuerza  de trabajo, tocando las puertas de las fábricas en los países más desarrollados o inclinando la cerviz en las economías de plantaciones.

54.- El desarrollo desigual del sistema capitalista; la crisis mundial que afecta a todo el sistema; el dominio colonialista y neocolonialista que padecen muchos de los países latinoamericanos, pone a los países dependientes en situación de brindar una mano de obra barata y sin control.

55.- Los inmigrantes trabajan en condiciones desventajosas con respecto a los nacionales. Son objeto de discriminación racial; el desempleo crónico les afecta antes que a los nacionales; sufren la discriminación en el pago del salario; ejecutan los trabajos más pesados; representan el más alto índice de los accidentes de trabajo; sufren las enfermedades más contagiosas al ejecutar los trabajos menos calificados y en 'algunos países son objeto de operaciones de tráfico de personas.

56.- El inmigrante llega al país de recepción como una persona física ya formada: el país que lo recibe no tiene que invertir nada para su formación y educación. Sin embargo, los inmigrantes no son apreciados por su aporte al desarrollo  económico, social y cultural de la sociedad donde desarrollan sus actividades laborales; muy al contrario, su derecho a la igualdad ante la ley, oportunidad de trabajo y condiciones de vida dista mucho de ser igual de la que disfrutan los nacionales.

57.- En  la dependencia, en el atraso económico y social  de cada país,   hay que buscar  la causa generadora,   lo que impulsa a millones y millones de seres humanos  a  abandonar  su lar nativo para insertarse en el mercado  laboral   internacional de los países más desarrollados. El caso de la emigración de los  dominicanos (as) es  un ejemplo  de la emigración  por  el escaso desarrollo.

58.- En el siglo XIX,   lograron su independencia política y establecieron sus propios Estados todas las naciones que se forjaron bajo la dominación de España, con excepción de Puerto Rico, que apenas cambió de dueño, todavía hoy supervive en la región caribeña el colonialismo y neocolonialismo.

59.- La independencia política no significa liberación social. La independencia expresa emancipación sólo cuando, mediante cambios socioeconómicos fundamentales,  se le confiere  un cimiento estable.

60.- Hasta ahora ha continuado una crisis política, económica, financiera, cultural y moral,  de carácter duradero y cualitativamente nueva, ya que socava al sistema mismo de acumulaciones y de ganancias.  Se ha procurado  impedir que los pueblos cumplan con sus aspiraciones de romper las viejas estructuras de pillaje y opresión.

61.- El colonialismo elige la vía socio-económica para los países que domina. De ahí que  los sistemas sociales atrasados, dependientes o periféricos son una herencia dejada a los  Estados nacionales  por el colonialismo antes de marcharse; el colonialismo prepara y educa a las naciones colonizadas.

62.- Las fuerzas nacionales aliadas del colonialismo,  se convierten  en sus continuadoras, razón por la cual no pueden construir en forma independiente un capitalismo de libre juego del mercado.

63.- En las relaciones económicas determinadas por los sistemas coloniales, las economías más débiles son explotadas por las económicamente más fuertes; por lo que se impone las transformaciones económicas, con  un  nuevo orden económico internacional.

64.- Al seguir la vía heredada del colonialismo, aquellos que llegan  a dominar  el poder del Estado, llevan a  los pueblos a sus peores rasgos al  continuar las líneas atrasadas; no están  en condiciones de  asegurar trabajo,  ahondan el abismo entre los ricos y los pobres;  agregándose a la miseria  y al atraso de la herencia colonial, a la estructura de la economía deformada como  resultado del desarrollo dependiente.

65.- Se impone comprender y distinguir entre la dependencia orgánica estructural de los países en desarrollo respecto al capital financiero internacional, y la capacidad de esos países para adoptar decisiones políticas independientes, sobre todo económicas, en el ámbito de cuestiones concretas.

66.- La experiencia ha demostrado que la continuación de sistemas sociales atrasados no logra  asegurar económicamente  la independencia nacional ni mejorar  sensiblemente la situación social de los pueblos. Las necesidades objetivas del progreso reclaman cambios económicos, sociales y socio políticos verdaderos.

67.- Cuanto más atrasado sea el país, tanto más fácil es para un grupo nacional audaz adueñarse de las posiciones claves del Estado, pero tanto más difícil  es solucionar las tareas del desarrollo socio económico.

68.- En la gran mayoría de los países latinoamericanos el desarrollo y  la modernización  se han realizado en el marco  estrecho de la dependencia, bajo la influencia del poder  imperial, lo que  influye en la vida económica y política  de cada país. Para lograr un verdadero desarrollo e independencia se requieren cambios profundos que afecten el poder imperial, rompiendo los nexos de subordinación a los grupos extranjeros.

69.- El verdadero desarrollo supone el auge  de las fuerzas productivas, la creación de la gran industria, la mecanización de la agricultura y el empleo de los logros de la revolución científico-técnica.

70.- En el mundo actual el desarrollo económico  de los países no se genera en forma exclusiva por factores internos de cada sociedad. Nos  encontramos, en cuanto a la internacionalización de la economía, en una etapa cuya características principales ha de hacerse prácticamente imposible un desarrollo económico independiente en el sentido estrictamente económico. 

71.- Es absolutamente inadmisible que en nuestra época, marcada por el progreso de la revolución científica-técnica, centenares de miles de hombres, mujeres y niños sean víctimas del hambre, de la desnutrición, de las enfermedades y de otras secuelas del subdesarrollo.

72.- Los países oprimidos se enfrentan a la política colonialista que echa mano de nuevos métodos, más flexibles, para mantenerlos  en la dependencia de antes y para asegurarse, a largo plazo, el  saqueo de las riquezas naturales nacionales, la explotación  de mano de obra barata y mercados dependientes.

73.- La política de exportación de capital  de  los países desarrollados hacia los  liberados se ha triplicado en los últimos años. Los préstamos aunque toman en cuenta algunas demandas económicas de los países en vía de desarrollo, su esencia consiste en la continuación de las antiguas relaciones de dependencia.

74.- La estrategia neocolonialista persigue mantener a los países dentro del sistema de economía dependiente, como clientes y  tributarios; conseguir que marchen a remolque de la política imperial; bloquear su libre desarrollo, frenar su progreso social, imponiéndoles  estructuras feudales y semifeudales. En el terreno económico la fuerza de choque del neocolonialismo moderno son las corporaciones transnacionales.

75.- Como forma de solución conviene destacar la importancia del papel  que desempeña la elaboración de los principios de la soberanía nacional sobre los recursos naturales, las formas y los métodos de aprovechamiento de las riquezas naturales, en el fomento de la ciencia, en la organización de la instrucción  pública; y los vínculos culturales que contribuyen al mutuo enriquecimiento con valores espirituales.

76.- Los partidarios de las reformas y mejoras se verán siempre burlados  por los defensores de lo viejo mientras no comprendan que toda institución añeja, por bárbara y podrida que parezca, se sostiene por la fuerza de una u otras clases dominantes. Para vencer la resistencia de esas clases sólo hay un medio: en la misma sociedad que nos rodea, encontrar, instruir y  organizar para la lucha a quienes puedan y deban, por su situación social, formar la fuerza capaz de barrer lo viejo y crear lo nuevo.

77.- Debe  formar parte de la lucha de los pueblos oprimidos la tarea de eliminar la discriminación y cualquier barrera artificial en el comercio internacional,  liquidar todas las manifestaciones de desigualdad de derechos, imposición y explotación  en las relaciones económicas internacionales.

78.- Se observa que los pueblos del Caribe se han ido dando  cuenta  que la lucha por su desarrollo independiente y la liberación económica depende en grado decisivo de la profundidad de las transformaciones  sociales y económicas internas, y al mismo tiempo de la aplicación de una política exterior realmente independiente.

VII.- Contribución  al país de los dominicanos y dominicanas en el exterior.

79.- No está en discusión los significativos aportes que  en el orden económico  hacen los dominicanos (as) residentes en el exterior, pues basta con decir que, conforme estadísticas confiables,  un 60 por ciento  de la población dominicana tiene un familiar en el extranjero, y casi la mitad  recibe  remesas y, además, el 60 por ciento de las remesas que llegan al país  se usan  para el gasto de consumo en  compra de  alimentos, la educación y ahorros; el 10 por ciento del Producto Interno Bruto del país es aportado por la comunidad dominicana en el exterior.
80.- Bajo el concepto de remesas  son miles de millones de pesos que envían  quienes han emigrado del país,   a sus familiares radicados en la República Dominicana. Pero en esta exposición no nos vamos a referir   a lo económico, sino a algo distinto a la remisión de  montos financieros los cuales pueden tener formas  de adquisición muy diversas.
81.- La contribución que ahora queremos destacar es aquella que va más allá de lo financiero, es decir, procuramos  referirnos    a  algo que está por encima  de la colaboración  en dinero. 
82.- En cualquier  coyuntura  de la vida de un país la condición económica puede ser circunstancial y  se mantendrá dependiendo de factores que algunas veces escapan  al sentir de sus nacionales. 
83.- Lo que si conservan las personas físicas son aquellos atributos resultantes de una  conducta, de una cultura; los rasgos, peculiaridades y cualidades que conforman su personalidad e identidad. Lo mismo ocurre con las características que sirven para  individualizar e identificar   un país.
84.- En la medida que los dominicanos (as) en el exterior puedan  conservar y transmitir las expresiones más sobresalientes de su origen,  o el de sus  ascendentes, afianzan así el sello dominicano en su fisonomía y originalidad.

85.- El inmigrante dominicano (as) que se preocupa por dar a conocer  lo que es su país,  su historia, tradiciones, costumbres y modo de vida, está  contribuyendo  a difundir y  solidificar nuestra cultura.

86.- Representa una contribución  al país por parte de la inmigración  dominicana en Estados Unidos, su  manifiesto sentido de la familia, lo que ha hecho posible  e  impulsado  a dirigentes políticos norteamericanos a propiciar, mediante leyes, el reencuentro y la reunificación familiar, autorizando la entrada aquí a personas ligadas por relaciones que van más  allá de los vínculos sanguíneos; el amor y la ternura familiar están  presentes  no sólo en los apellidos de un inmigrante, sino  que extiende más allá de la consanguinidad.
87.- Mantener  en la conciencia de los descendientes de los inmigrantes dominicanos la fijación  de su idioma original,  es sembrar en su cerebro  la idea de que  el español  es la lengua nacional dominicana. Sólo mediante el culto, desarrollando el apego, el ejercicio  de nuestra forma de lenguaje lograrán   las futuras generaciones en el exterior preservar nuestro idioma, sin importar que sea  pronunciado como jerga o argot.
88.- Cuantas veces una organización comunitaria de inmigrantes dominicanos convoca   a los integrantes de un colectivo  de latinoamericanos y caribeños para destacar los valores populares  de la música, la plástica, la danza, y en general la cultura  y folklores  de nuestra región,  está aportando  a que se conserve  el merengue dominicano con su güira, tambora y acordeón;  el cha-cha-cha, el mambo  y la conga habanera;  la cumbia colombiana y el joropo venezolano; el son veracruzano y el congo-congo guele de Haití; el calipso de Jamaica  y Trinidad Tobago; el tamborito panameño y la samba brasileña.

89.- Es un aporte al arte culinario nuestro, un encuentro convocado por  inmigrantes dominicanos(as) en el exterior, invitando a familiares,  amigos y  conocidos, teniendo como motivo disfrutar de un buen sancocho  elaborado en base a plátanos, yuca, yautía  y ñame;  así como  trozos de carnes,  y teniendo al lado un  aguacate, sin olvidar una buena porción de arroz blanco con su respectivo  concón, y de ser posible,  el disfrute de un  trago de ron o un vaso de la inolvidable cerveza Presidente.

90.- Debemos aceptar, reconocer y altamente valorar  el aporte que hacen  los inmigrantes dominicanos (as)  ubicados en la calle Saint Nicolas Avenue y/o  Juan Pablo Duarte boulevard, en verano vendiendo refrescos, mabì, coquito frio o agua de coco, frio frio; en invierno ofreciendo la venta de jengibre, y en distintas ocasiones, sin distinguir estación   del año, las empanadas de catibia,  habichuelas con dulces, panecícos, tortas dulces y amargas, así como diferentes frutas tropicales, teniendo como excelencias  nuestros mangos y aguacates.

91.- Hacen positivos aportes  a la conciencia y memoria  histórica   de nuestro pueblo  los maestros (as) y profesores (as) dominicanos (as), que se preocupan por difundir en  centros escolares y universidades extranjeras las gestas  con relación  a los hechos y fechas  del a la fecha de la independencia nacional el 27 de febrero de 1844 y 16 de agosto de 1863;  la heroicidad de los que lucharon  en la resistencia a la intervención norteamericana de 1916; continuando con los  que  organizaron  en Cuba en  1934  la fallida expedición  de  El Mariel, contra  Trujillo; el estigma que nos sigue como país por la matanza de haitianos en 1937; la década del 40  con la lucha del Partido Socialista Popular y  la Juventud Democrática;  las huelgas en los  ingenios azucareros encabezadas por Mauricio Báez;  la  frustrada expedición  de Cayo Confites en 1947 y la  acción militar de Luperón en 1949;  La resistencia en la década del 50 con  la acción del doctor Rafael Estévez Cabrera; el secuestro de Jesús de Galindez  el 12 de marzo de 1956 y el asesinato del piloto Gerald Murphy  y Octavio de la Maza; la expedición de la Raza Inmortal de junio de 1959; la resistencia  en el país del 60 destacándose la formación de la Acción Clero-Cultural dirigida por el padre Daniel Cruz Inoa, y las pastorales de los obispos en  enero de 1960,  y el asesinato del   grupo de Los Panfleteros de Santiago;  el Movimiento 14 de Junio dirigido por Manolo Tavárez y Minerva Mirabal; el asesinato de las hermanas Mirabal y Rufino de la Cruz; el atentado a Rómulo Betancourt en junio de 1960; la gesta del  30 de mayo de 1961; El asesinato colectivo el 19 de noviembre de 1961 de los Héroes de Mayo ajusticiadores del tirano;  las acciones cívicas contra  los remanentes del trujillismo;  los muertos de la calle Espaillat; el triunfo de Bosch en las elecciones  del 20 de diciembre de 1963;  la lucha contra los golpistas del 25 de septiembre de 1963; el Movimiento Guerrillero encabezado por Manolo Tavárez y el asesinato de éste y sus compañeros en Las Manaclas;  la   Guerra Civil y Patriótica de Abril  de 1965; las acciones en el curso de los 12 años contra Balaguer; el asesinato de Los Palmeros,  y  la acción de  Caamaño en Caracoles.

92.-  La constancia, la tenacidad de que cada rasgo de lo  que nos identifica como dominicanos (as) se conserve,  constituye un aporte al país,  sin importar desde cual lugar del mundo  se manifieste ni la forma dentro de los marcos que se haga.

93.- Son ilimitadas las formas de cómo los dominicanos  (as) residentes en el exterior pueden  aportar, y  aportan, a su país. Las contribuciones son tan diversas como  distintas y heterogéneas son los  múltiples  espacios y ocupaciones   laborales en las cuales están  insertados los inmigrantes nuestros.

94.- Debemos reconocer que los profesores, profesionales  y técnicos de distintas  ramas,  los militares y civiles constitucionalistas que en condición de inmigrantes dominicanos  llegaron a Estados  Unidos,   después de la guerra civil y patriótica de 1965, con su comportamiento y mensajes contribuyeron  a  la creación y fortalecimiento de ideas democráticas y progresistas  en el seno de la comunidad dominicana, a la vez que enviaban un mensaje  de convicciones  de patriotismo   y sentimientos  de progreso.

95.- La laboriosidad de los inmigrantes dominicanos  se convierte en aporte a su país de origen, cuando pusieron en ejecución sus exitosas habilidades creando los servicios múltiples   de farmacias, ferreterías, centro de llamadas e internet, así  como  las oficinas de envíos y agencias de viajes.

96.- Siempre   se ha destacado el ejemplo en los diferentes quehaceres  que  el inmigrante dominicano  se las ingenia para salir adelante mediante su esfuerzo, y  el aporte que han hecho con la actividad laboral en la bodega, pequeño centro de expendio de todas clases de artículos; negocios que, en sus inicios,  concentraban  como personal de laborío al padre, la madre y a otros miembros de la familia. Muchos dominicanos (as) que llegaron aquí como inmigrantes,  y hoy son  dueños  de los  grandes supermercados,   se iniciaron en la batalla del trabajo como propietarios de bodegas, algo que nos  hace recordar a las pulperías de nuestro país.

97.- Servir de ejemplo en el círculo en el cual se mueven siendo inmigrantes dominicanos o descendientes sin importar  que sea como empresario, obrero, escritor,  artista, comunicador, educador, profesional liberal, activista comunitario, político, deportista o cientista, su aporte valioso estará ahí, y será altamente valorado no sólo por sus compatriotas en general, sino también por el país receptor suyo sin tomar en cuenta que sea en Estados Unidos,  Venezuela o Europa.

98.- Las inmigrantes nuestras contribuyen a difundir  y reafirmar las habilidades artísticas  de nuestros inmigrantes como lo expresan las mujeres peluqueras en los salones de belleza, poniendo la  estética femenina en la cabeza y rostros de las féminas; el aporte de  los sastres y modistos como Oscar de la Renta y Sully Bonnelly, que han desarrollado su ingenio,  finura y gran delicadeza de  la moda dominicana,  lo mismo que la gracia de los (as) reposteros (as) que dan un tinte de sabor y belleza cuando con su  destreza y  sentido  artístico  ponen sabrosura a la combinación de azúcar y harina  en el trabajo de repostería.

99.- Debemos aceptar como una contribución  de cada inmigrante  dominicano a su país de origen, cualquier aporte que nos distinga como pueblo. Aquel que describe a  nuestro país   refriéndose   a nuestras tradiciones   culturales y patrióticas;  el que detalla lo que somos como seres humanos solidarios; quien decide comentar  nuestros logros  como caribeños , en fin ,  quien puede resumir  nuestra vida de país antillano  que  ha luchado y lucha por un mejor futuro, está aportando  para darnos a conocer  más allá  de playas, sol,  peloteros,  prostitutas, corruptos  y como puente para el  tráfico de drogas

100.- Lo que en verdad se llama pueblo dominicano ha de ser algo más que un nombre; el aporte de la mercancía dinero en la  remesa  no puede estar simbolizado como lo más significativo  para el país, porque por  muy difícil que sea la situación  económica que padecemos, lo financiero no puede tener prioridad ante la memoria histórica y bienestar cultural, en fin, aquello que nos identifica como nación  dominicana.

101.- Si es  cierto que parte de las remesas que envían los dominicanos (as)  desde el exterior sirven para hacer menos pesadas  la carga a amplios sectores  necesitados  de nuestro  pueblo, no  es menos cierto  que hay contribuciones no  tangibles   que nos elevan  como nación, nos hacen sentir que tenemos en el exterior a compatriotas que simbolizan nuestros sentimientos; que  con sus acciones, comportamientos y formas de proceder nos elevan como país .

102.-  Los éxitos alcanzados, entre otros,  por María Montez, Zoe Saldaña, Pedro Henríquez Ureña, Juan Marichal, Pedro Martínez, Michael Camilo, Carlos Piantini,  Irving Franco, Oscar de la Renta, Junot Díaz,  Alfred Joel Horfond, Carlos Teo Cruz, Félix Sánchez, doctor Rafael Lantigua, Silvio Torres Saillant, Ramona Hernández, Víctor Estrella, el triunfo del equipo dominicano  en el Mundial de Beisbol, y otros logros,  hay que verlos como participaciones, contribuciones  intangibles, a lo mejor imperceptibles para algunos, pero que llegan hondo, penetran, calan en la conciencia nacional.

103.- Por último,  los  miembros de la Asociación Nacional de Supermercados,  constituyen en sí, por si mismos, en su conjunto, un aporte de los inmigrantes dominicanos a su país, porque pueden ser tomados como ejemplo, modelo, el prototipo  del  dominicano  dispuesto  a triunfar, y triunfa, en base al trabajo, la disciplina, la perseverancia  y el buen comportamiento en el país receptor.

VIII.- Los miembros de la asociación nacional de supermercados: del subdesarrollo al desarrollo.

104.- En el accionar de la vida,  los comienzos siempre son duros para los seres humanos; se convierten en retos, batallas, en metas a cumplir, pero al final se ven los triunfos alcanzados que son los resultados obtenidos, expresados en las conquistas y méritos, honores y reconocimientos a los triunfadores.

105.- Los inicios de los dominicanos (as) que llegaron en condición de inmigrantes a territorio norteamericano, fueron sumamente difíciles, no solamente porque dejaron atrás a sus seres queridos y la tierra donde dieron sus primeros pasos, sino también porque daban comienzo a una nueva vida material y espiritual, en un medio circundante nuevo en cultura, idioma y clima, en fin, habían hecho acto de presencia en el país más altamente desarrollado del planeta tierra.

106.- Pero nuestros compatriotas son hombres y mujeres de lucha; no se amilanan por nada ni ante nada; llegaron a Estados Unidos a trabajar duro, abrirse espacio con su laboriosidad, destreza y perseverancia, y ahí están los resultados alcanzados que hablan de su tenacidad y ejemplo de hombres y mujeres de bien de la comunidad dominicana en los Estados Unidos de Norteamérica.

107.- Esa masa de nuestros compatriotas que llegó a vender su fuerza de trabajo a cambio de un salario, hoy tiene mucho que exhibir en las personas meritorias que han puesto aquí a nuestro país en lo más alto del sector empresarial.

108.- En el periódico El Nacional de fecha 9 de julio de 2012, el embajador de los Estados Unidos en República Dominicana, señor Raúl Yzaguirre, escribió un artículo en el cual destaca la realidad histórica en la conformación de su país como nación y la presencia de nacionales de diferentes países en su condición de inmigrantes, así como los aportes que han hecho, y destaca: “Durante los últimos 50 años hemos visto nuevas oleadas de inmigrantes, provenientes de América Latina, el Caribe, Asia Oriental, el Medio Oriente y de la nuevas naciones independientes africanas. Cada ola de nuevos inmigrantes ha hecho mucho más diverso nuestro país; cada ola de nuevos inmigrantes ha fortalecido aún más a los Estados Unidos”.

109.- Los seres humanos que reúnen condiciones de sensibilidad, no tienen que hacer mucho esfuerzo para demostrarles a los demás las virtudes que les adornan. Proceden con suma naturalidad, enseñando lo que les es inherente, lo que les acompaña por todas partes como la sombra al cuerpo.

110.- Algunos equivocados pensaron que aquellos  inmigrantes que en su oportunidad  abandonaron su lar nativo, la República Dominicana, para ocupar un espacio en el territorio norteamericano, no era más que un rebaño sin sentido de superación. Pero la práctica de la vida ha demostrado todo lo contrario. El deseo de superación, sus potencialidades humanas, y la grandeza de sus habilidades, han sido demostradas hasta la saciedad con la realidad de la vida.

111.- El conglomerado de dominicanos (as) inmigrantes organizados  en la Asociación Nacional de Supermercados, es un testigo de piedra que le ha dicho al mundo, en los hechos, que la inteligencia,  la perseverancia, y  el deseo de superación de cada uno de ellos es el sello que caracteriza a aquellos que creen sinceramente en el porvenir y abrazan con su trabajo lo que han de aportar al país receptor y a su país de origen.

  
Ahora bien, ¿qué podemos decir  de esos inmigrantes   dominicanos (as) que en la actualidad dan vida a la Asociación Nacional de Supermercados?

Reflexiones
1.- La realidad de nuestro país, que se ha levantado sobre la base del subdesarrollo, explica que la generalidad  de los integrantes de la Asociación Nacional de Supermercados decidieran llegar   a integrarse a la sociedad norteamericana la cual tiene el sistema capitalista más altamente desarrollado, hoy, del globo terráqueo.
2.- El hecho de  los miembros de la Asociación Nacional de Supermercados salir del lar  nativo  e integrarse al mercado laboral norteamericano  no fue una decisión antojadiza, sino una determinación hija  de las condiciones de  vida que vivían  en su país. La   resolución  de establecerse  en Estados Unidos no fue un  acto  de cobardía y pusilanimidad, sino  de valentía.
3.- Al dejar su país para trabajar como inmigrantes y  lograr éxitos, el emigrante llega a comprender que las líneas del progreso  no son uniformes, que   en esa   línea  existen dificultades, contradicciones y tropiezos temporales. Nadie más que ustedes saben que el avance, que el desarrollo  no es un progreso  continuo, ni una movilidad sin obstáculos para llegar al  peldaño   que hoy ocupan.
4.- El progreso de la mayoría de los miembros de la  Asociación Nacional de Supermercados,   no ha sido rectilíneo, sino contradictorio, ha estado acompañado de problemas, flujo y reflujos, retrocesos y avances.
5.-  Y tenía que ser así, porque siempre hay que tener presente las contradicciones en el desarrollo  progresivo de los seres humanos que salen adelante a través del sufrimiento y la superación,   venciendo dificultades hasta alcanzar las metas perseguidas.
6.- Es posible  que al llegar a este país los miembros de la Asociación Nacional de Supermercados (NSA), tenían en su mente algo  que constituía un rompecabezas,  la duda de si se adaptarían a vivir en este medio extraño al de su nacimiento; pero su deseo  de trabajar para progresar les hizo abandonar todo enigma; procedieron  con confianza,  dirigieron sus pasos con certeza y convicción, y hoy pueden  decir que se movieron bajo dificultades y se vieron  en aprietos, pero ahora  son hombres y mujeres satisfechos de haber abandonado el atraso,  y construido el progreso de ustedes, su familia y aportar a su país.
7.- En los integrantes de la NSA,  hay que ver a los inmigrantes dominicanos (as) triunfadores por perseverantes; exitosos por su tenacidad; ejemplos del desarrollo por el  trabajo, la firmeza de confianza en sus propias fuerzas. No se dejaron dominar por la inconstancia, lo veleidoso y la claudicación.
8.- De los que forman parte de la NSA,  hay que tomar  en consideración  lo que ha sido  su gran sentido del trabajo del cual han hecho  su  norte y mejor aliado,  han actuado convencidos   de que si salieron de su país  a buscar una vida  de desarrollo material y espiritual , no podían estar al lado de la pereza, la  holgazanería ni la ociosidad, sino  procurar  ser diligentes y laboriosos,  esmerados y  de correcto proceder en sus actuaciones.
9.- Los logros como inmigrantes exitosos,  ustedes,  que están en la NSA, pueden servir de modelo a otros que  han salido  o puedan salir de sus respectivos  piases en busca de mejor vida, para desarrollarse como seres humanos. El trabajo les ha permitido  convertirse en ejemplo, paradigmas de lo que es  elevarse  por el esfuerzo, ser  modelos para los que buscan  el bienestar, la prosperidad y la satisfacción del deber cumplido por medio del  trabajo.
10.- Lo que ustedes son hoy como inmigrantes  ejemplo del triunfo,  no es fruto  del azar, de  la circunstancias, sino de la  seguridad de sus actuaciones; de la certidumbre de su accionar. La casualidad no ha estado  en su agenda diaria,  sino que han actuado con la firme conciencia de que el trabajo eleva a la persona, la  hace útil, traduciendo el esfuerzo  en algo conveniente y productivo; favorable para quien se desarrolla  y la  sociedad donde vive y aquella de donde proviene.
11.- Lo que pinta la realidad de ahora es que ustedes, habiendo  llegado como simples inmigrantes, procedentes de una sociedad   subdesarrollada, al insertarse en el país más desarrollado del mundo de hoy,  son el  prototipo de quien  se dispone a trabajar para liberarse de la pobreza,  separarse de la opresión  social;  abandonar el sometimiento para tener, en unión  de los suyos, una vida liberada, desvinculada de todo  lo que significa atraso y trabas para el desarrollo digno del ser humano.
12.-  Es de desear que ustedes  como seres humanos de bien,  sigan comportándose ante los logros  obtenidos con sus esfuerzos, con  sencillez, humildad;  que la  soberbia no se les imponga; que el engreimiento y la vanidad no formen parte de su forma de ser; que por encumbrados que se consideren conserven siempre  el sentido del origen del nacimiento suyo  o de sus progenitores.
13.- Es una verdad de a puño, que nadie puede regatearles sus triunfos, y su  origen humilde, lo que les  hace es merecedores de reconocimientos, créditos y confianza. Su entrega al trabajo se evidencia en el desarrollo,  el cual deben mantener  combinado con una conducta intachable como inmigrantes dominicanos (as),  hombres y mujeres de familia, del mundo empresarial y ligados a las causas justas.
14.- Solamente me resta decirles, adelante. El futuro es de  los que triunfan, de los que se elevan por encima de las adversidades; de los victoriosos  que se ponen por delante  de las dificultades;  de los ganadores  que derrotan el pesimismo; de los que aplastan el fracaso  y convierten el   revés en victoria.

New York, 24 de julio de 2014.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario