jueves, 10 de abril de 2014

Un modelo que se agotó


Por: Ramón Antonio Veras.
1.- Los pueblos se sienten satisfechos cuando viven bajo un ordenamiento social que les permite satisfacer sus necesidades materiales y espirituales, de lo contrario el pesar se apodera de ellos y se ven impulsadas a sustituirlo por otro que les dé respuesta.

2.- En estos momentos la realidad le está diciendo a la gran mayoría del pueblo dominicano que el modelo económico bajo el cual está mal viviendo resulta incapaz de hacerle posible  una vida digna, lo que demuestra que se impone su  sustitución  por otro que genere una existencia llevadera para lo que en verdad se llamó pueblo dominicano.

3.- Comer, vestir, servicios de educación y salud pública, empleo, vivienda decente, seguridad social a los envejecientes y protección a la niñez, han de estar al alcance de los que en este país son los más.

Los cambios necesarios

4.- Todo aquello que es inútil ha de ser eliminado o, como dice el pueblo, lo que no sirve se bota, se lanza al zafacón.

5.- Ciertamente, ante la ineficacia del modelo económico vigente  en el país, las fuerzas motrices que simbolizan el progreso  han de luchar por un nuevo amanecer en el plano político y social. Para lograr esto se han de impulsar cambios  profundos.

6.- En el caso especifico del modelo económico que padecemos hoy los dominicanos y dominicanas, la única salida que tenemos es eliminarlo por inservible, porque ya se agotó, ya dio para lo que servía, cumplió su ciclo histórico.

7.- El modelo existente, basado en préstamos internacionales, remesas, turismo y zonas francas, ya es infuncional; y es la razón por la cual el número de pobres en el país ha aumentado en los últimos años de un 30% en el año 2000 a un 40% en el 2010,  lo que quiere decir que en la actualidad hay un diez por ciento más de pobres que diez años atrás.

8.- Nuestro país no puede continuar viviendo como hasta ahora, donde sólo una minoría satisface sus necesidades más imperiosas.

9.-  El modelo económico que precisamos es aquel que, a diferencia del actual, haga posible que las grandes mayorías nacionales tengan acceso al empleo, al pan, a la salud,  en fin, que el pueblo se sienta que tiene una vida digna en lo material y espiritual.


Santiago de los caballeros,
                                                                             10 de abril de 2014.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario