lunes, 7 de abril de 2014

El Caso de Diloné y el de Jordi


Miguel Diloné y Jordi Veras en el 1975



Por: Ramón Antonio Negro Veras

1.- Cada ser humano retiene en su conciencia un ídolo que, por una u otra razón, le motiva recuerdos de alegría, satisfacción o ejemplo de una actividad cualquiera, y con el tiempo se convierte en su símbolo.

2.- En nuestro país, más de una generación de los amantes del béisbol cuando se habla de ese deporte siempre recuerdan a Miguel-Guelo-Diloné, quien con su forma peculiar de correr las bases, cambió por completo el juego de pelota a nivel profesional.

3.- Guelo Diloné, no ha sido el pelotero más completo que ha pasado por un terreno de juego de béisbol en nuestro país pero, primero, ha sido, históricamente, el mejor robador y corredor de las bases y, segundo, hasta  ahora es el jugador más electrizante del pasatiempo que apasiona a amplios sectores de la sociedad dominicana.

4.- El impacto que Diloné generaba cuando  se colocaba en el home para agotar un turno; su desplazamiento hacia la primera base; la  forma asombrosa de tomarle el tiempo al lanzador contrario para moverse de una base a otra, en fin, su habilidad para sacar  de concentración a todo el cuadro interior del conjunto adverso, llenaba de emoción hasta a los más aburridos.

5.- Ese jugador de béisbol que llenó  de alegría  a millones  de dominicanos y dominicanas amantes del béisbol, hoy es víctima de la tristeza  causada  primero, por el horrendo crimen de que fue víctima su madre y, segundo, porque ve que el proceso judicial contra las asesinos de su progenitora se ha eternizado.
6.- Ante el último reenvío de que fue objeto el expediente que está en curso ante un tribunal de Santiago, Guelo Diloné declaró a la prensa que el   caso de  su mamá está transitando el mismo camino tortuoso que el de Jordi Veras.

7.- El asesinato contra la madre de  Guelo Diloné, y la tentativa de asesinato contra mi hijo Jordi, sirven de ejemplo para caracterizar  un medio social agrietado, bajo la influencia del crimen organizado y de asesinos que, además de llevar  dolor, pesar, aflicción, tristeza, angustia y sufrimiento a sus víctimas, a sus familiares y a la sociedad, también quieren burlar a la justicia.

8.- A Guelo Diloné, le digo que no se desespere, que se arme de paciencia, que más temprano que tarde  a los que asesinaron a su  madre,  al igual que los que quisieron matar a Jordi, les alcanzará la vara de la justicia.

Santiago de los Caballeros,

                                                                                                                7 de abril de 2014.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario