viernes, 14 de marzo de 2014

SANTIAGO, EL BASURERO DE HOY




Por: Ramón Antonio Veras.
1.- Acumular desperdicios en una ciudad o  casa habitada, es propio de sucios,  de personas indiferentes ante la sucieza. Precisamente, en la casa grande de los santiagueras y santiagueros, los desperdicios se han convertido en compañeros en la vida diaria de los que habitan su casa grande,  que   es la ciudad de Santiago de los Caballeros.
2.- Santiago es, pura y simplemente, un basurero con luz y vitrinas, calles y avenidas; es un basural desorganizado que apesta, contamina y enferma; es un sumidero con habitantes muy refinados a los cuales no les  importa la hediondez; es una porquería  con una Alcaldía que menosprecia a los santiagueros y santiagueras.
3.- Santiago es un estercolero que vive de un pasado de limpieza, en un presente de basura y desorden; es un bañadal con apariencia de ciudad civilizada;  es un escorial con habitantes bien vestidos y harapientos; es una ciudad dominada por lo que no sirve o sirve poco, la cual se ha convertido en el símbolo de un Santiago abandonado, desordenado, asqueroso, desamparado, desatendido, y desprotegido por una Alcaldía indiferente a todo lo que significa limpieza para Santiago.
4.- Todo aquel habitante de la ciudad de Santiago de los Caballeros, que quiera comprobar si es cierto o no que está conviviendo con  la basura, la sucieza y la contaminación, que haga un recorrido por el centro de la ciudad;  se motive a dar un paseo  por el Hospedaje Yaque; haga un tour por el parque Duarte, el Mercado de los jueves frente al Cementerio de la 30 de marzo,  al mercadito que está frente al Hospital Cabral y Báez y el Hospicio San Vicente de Paul;  y, finalmente, pañuelo en nariz concluya su tránsito  en la humareda del vertedero de Rafey, para después necesariamente visitar a su neumólogo.
5.- La vida, al igual que la política, se nutre de realidades.  Quisiéramos decir que Santiago es una ciudad limpia, bonita, aseada, en la cual se respira un ambiente agradable; y que su alcaldía  se ocupa de mantenerla bella.
6.- Pero no podemos vivir de ilusiones, la realidad nos está dando en la cara. Santiago es, lamentablemente, y hay que decirlo con todo pesar, una ciudad inviable, un basurero, dominado por todas las porquerías, y con una Alcaldía que es una afrenta; ella está en cualquier cosa menos ocupándose  de Santiago.


Santiago de los Caballeros,

                                                                               14 de marzo de 2014.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario